Mantenimiento de estructuras fotovoltaicas: ¿el verano afecta a los paneles?

El verano ya está aquí y con su llegada tendemos a plantear diferentes cuestiones y dudas acerca de las instalaciones fotovoltaicas

Una de las más recurrentes guarda relación con su mantenimiento y con cómo afecta al calor a los principales elementos que integran este tipo de proyectos. Por ello, en la siguiente información nos centramos en el rendimiento que pueden llegar a ofrecer las estructuras para paneles solares en momentos de altas temperaturas durante la época estival.

¿Será nuestra instalación capaz de generar mayor energía en plena ola de calor?


La respuesta es no.

Los paneles solares están creados a partir de células fotovoltaicas que adoptan el mismo comportamiento que un generador de corriente eléctrica. En este sentido, en la mayoría de ocasiones, el calor afecta de manera negativa a su rendimiento. 

Sin embargo, este déficit se ve compensado por un sobresaliente aumento del número de horas de sol al día durante prácticamente toda esta estación. 

Por lo tanto, y como breve conclusión, hemos de tener en cuenta que el funcionamiento óptimo para una instalación solar se dará en función de la luz y no del calor. 

Man Worker In The Firld By The Solar Panels 1280x853

¿Cómo puedo conocer la eficiencia de mi instalación fotovoltaica en estas condiciones?


Con el fin de evitar cualquier contratiempo, los fabricantes de paneles fotovoltaicos siempre tienen en cuenta todo tipo de escenarios en los que intervienen las diversas condiciones atmosféricas que se producen en nuestro planeta.

Así, por ejemplo, el fenómeno del “coeficiente de temperatura” permanece especificado en las fichas técnicas de todos los paneles solares. Estas recopilaciones de información presentan una serie de indicadores importantes de cara a poder conocer el rendimiento de los módulos fotovoltaicos en situaciones adversas. Te contamos en qué consisten algunos de los más importantes:

  • Coeficiente de temperatura: se trata de un valor que mide el cambio en potencia por cada grado centígrado que se da de variación. Suele mostrarse en % y por lo general, las células solares monocristalinas tienden a presentar un coeficiente de temperatura de 0,5% / °C. Este dato significa que a cada grado centígrado superior a 25°C, el panel solar perderá un 0,5% de su potencia. 

 

  • NOCT (Normal Operating Cell Temperature): temperatura que llega a alcanzar la célula en determinadas condiciones.

 

  • SOC: son aquellas condiciones que se utilizan para medir la utilidad de un dispositivo fotovoltaico, entre las que destacan la irradiación, la temperatura ambiente y la velocidad media del viento. 

 

  • Potencia pico: es la máxima potencia eléctrica que, en este caso, un módulo fotovoltaico puede alcanzar bajo sus condiciones estándares de medida. Estos últimos parámetros se determinan por la temperatura, la irradiación recibida y la masa de aire. 

 

¿Qué tareas de mantenimiento se pueden realizar durante el verano en tus placas solares?


Ahora que ya somos conocedores de las posibles limitaciones en el rendimiento de las placas solares durante el verano, es conveniente tener en cuenta que, con el fin de garantizar la durabilidad y el funcionamiento de las mismas, se pueden llevar a cabo diversas tareas de mantenimiento. 

Limpieza

La limpieza de las placas solares es la primera tarea que puedes realizar. Esta actividad es similar a la limpieza de cristales de un hogar, dada la delicadeza con la que se debe tratar la superficie. Para ello, es necesario contar con agua y una esponja no dañina para la superficie.

Esta tarea de limpieza de las placas solares se realiza humedeciendo la superficie con abundante agua para luego aplicar pequeños toques con la esponja.

La frecuencia de limpieza de estas instalaciones puede variar entre tres o cuatro veces al año. Además, en verano, la limpieza será clave de cara a eliminar la posible calima, una desagradable masa de arena y polvo procedente del Sáhara, que es posible que ensucie mucho más nuestra superficie fotovoltaica. 

Inspección visual 

La inspección visual de las instalaciones fotovoltaicas consiste en comprobar que las células se encuentran en buen estado. Del mismo modo, también es muy importante realizar una comprobación exhaustiva del marco del módulo. 

Resulta muy recomendable que esta tarea se repita con una frecuencia aproximada de dos meses. De este modo, quedará prácticamente asegurada la plena calidad y el correcto funcionamiento de la instalación.

Nueva llamada a la acción