Placas solares monocristalinas o policristalinas: ¿cuál es la mejor opción?

Los paneles solares son el componente esencial en una instalación fotovoltaica. Estos, a su vez, gracias a las células fotovoltaicas transforman la luz solar en energía eléctrica. Además, el silicio es el material del que se componen las células fotovoltaicas. A pesar de ello, existen notables diferencias entre los procesos de fabricación en los que interviene este material.

Diferencias entre paneles monocristalinos y paneles policristalinos

Paneles solares monocristalinos


Los paneles solares monocristalinos están compuestos por células solares fotovoltaicas cuyo silicio proviene de un único cristal, es decir, su fabricación consiste en el corte de un lingote de cristal en forma de láminas presentando bordes redondeados.  

Este tipo de paneles presenta un mayor rendimiento, sobre todo, gracias a la pureza que mantiene durante su largo y paciente proceso de fabricación. 

Por otro lado, a nivel visual son reconocibles por su color azul oscuro, pudiendo llegar a ser, incluso, negros o grises. 

Paneles solares policristalinos

Los paneles solares policristalinos están también compuestos por células solares fotovoltaicas de silicio. La diferencia con las células monocristalinas radica en el proceso de fabricación. En este caso, el silicio se funde con sus impurezas para ser vertido posteriormente en un molde. De este modo, el resultado son unas láminas perfectamente cuadradas. 

Sin embargo, estos paneles presentan un menor rendimiento que los anteriores, puesto que en el proceso de fundición se añaden impurezas. A pesar de ello, arrojan unos costes de fabricación algo más económicos que los paneles monocristalinos. 

Y si nos centramos en el detalle, estéticamente son reconocibles por su color azul y su forma perfectamente cuadrada.

sistema gulpiyuri 75

¿Qué tipo de panel solar te conviene más?


El tipo de panel más adecuado varía en función de diversos factores, teniendo en cuenta la inversión que se lleve a cabo. Algunos de los más importantes son:

  • Eficiencia y calidad: la eficiencia en una instalación fotovoltaica es un factor que siempre ha de tenerse en cuenta. Como hemos comentado anteriormente, los paneles solares monocristalinos destacan por tener un mayor rendimiento, gracias a la pureza que mantiene el silicio durante todo el proceso de fabricación.

 

  • Precio: si el importe resulta determinante en tu elección, debes tener claro que los paneles solares monocristalinos tienen un precio más elevado, dada la complejidad de su fabricación, y en consecuencia, por sus prestaciones en términos de conductividad. Como recomendación, te aconsejamos que evites tener este factor como prioritario a la hora de arrancar el proyecto. El dinero ahorrado es probable que suponga limitaciones en diferentes operaciones y además, la diferencia de productividad puede ocasionar pérdidas a corto plazo.

 

  • Espacio: si el emplazamiento limita tu elección, te recomendamos que te guíes por el rendimiento energético por superficie, es decir, lo más conveniente es escoger un panel solar monocristalino que aporte una elevada eficiencia y rendimiento. Por el contrario, si cuentas con una amplia extensión de terreno, puedes optar por la instalación de más placas policristalinas, que compensará su menor eficiencia con el exceso de superficie.

 

SIST. GULPIYURI 100

  • Clima: se recomienda instalar placas solares monocristalinas cuando el proyecto se desarrolla en lugares con clima frío y con tendencia a tormentas o a niebla. Este hecho es debido a que las placas solares monocristalinas absorben mejor la radiación y soportan menos las situaciones extremas de calor (sobrecalentamiento). Por el  contrario, si la instalación se realiza en climas cálidos, lo mejor es disponer de placas solares policristalinas, que absorben el calor con mayor rapidez, y por tanto, el calentamiento excesivo no hace acto de presencia.

 

  • Estética: como hemos mencionado anteriormente, la apariencia de ambas opciones es diferente. En el caso de los paneles solares monocristalinos, la configuración de las células solares es menos uniforme y muestra un color más oscuro. En contraposición, las células solares de los paneles policristalinos son mucho más uniformes debido a su proceso de fabricación. Además, llama la atención su llamativo color azul, bastante más claro que el de las monocristalinas. 

 

  • Preferencias personales: en cualquier caso, la opción más correcta siempre será realizar un estudio de viabilidad en base a las necesidades de cada instalación. Los técnicos y expertos en la materia valorarán todos estos factores anteriormente descritos con el objetivo de brindar la mejor solución acorde a cada necesidad concreta.


Nueva llamada a la acción