Instalaciones fotovoltaicas

Te explicamos el funcionamiento y los elementos de una instalación fotovoltaica
La energía fotovoltaica es mundialmente conocida por liderar el sector de las energías renovables y ser una fuente de electricidad limpia y sostenible para el planeta. La instalación de los elementos que permiten su aprovechamiento es muy sencilla y se adapta perfectamente a cualquier tipo de edificio, ya sea una vivienda unifamiliar o una fábrica industrial.

 

 

Cada vez son más los consumidores que apuestan por este tipo de energía de origen renovable por varias razones:

Disminución del impacto negativo en el medio ambiente

Múltiples aplicaciones

Reducción de la dependencia energética

Bajo coste

Tras el aumento de la instalación de las energías renovables, el protagonismo de la energía fotovoltaica ha ido en aumento, principalmente a partir del año 2000. De ese modo, se ha convertido en una de las fuentes de energía limpia más destacadas, junto con la energía hidroeléctrica y eólica.
Uno de los factores determinantes que influyen en la eficiencia productiva de la energía fotovoltaica está relacionado con su instalación. Y es que al tomar como base el sol, un elemento altamente cambiante, tanto la inclinación como el tipo de estructura de los paneles solares fotovoltaicos adquieren gran relevancia. En algunos casos, la energía fotovoltaica se ve perjudicada por las condiciones climáticas adversas, aunque en los lugares más soleados del planeta, es la fuente de energía más recomendable.

¿Necesitas ayuda en tu instalación solar?

Nueva llamada a la acción
Asesoría Técnica

Estado actual de la energía solar

 

Actualmente, la energía solar fotovoltaica es una de las energías renovables más destacadas que existen en el mundo. Se emplea para generar energía limpia a partir de la radiación solar. Lo que hace es aprovechar la energía que procede directamente del sol para producir electricidad gracias al efecto fotovoltaico.

A la hora de decidirse por su instalación debemos ser conscientes de sus múltiples ventajas, algo que ya ha tenido en cuenta un gran sector de la población mundial. De hecho, no hay duda de que, como energía renovable, la fotovoltaica posee las características necesarias para liderar el sector eléctrico.

La forma de obtener este tipo de energía se ha ido perfeccionando con el transcurso del tiempo. Actualmente, una gran parte de los recursos energéticos mundiales proceden de la energía fotovoltaica, y lo que es mejor, se encuentra en continuo crecimiento.


Para llevarlo a buen término es de vital importancia la instalación de paneles fotovoltaicos, responsables de producir electricidad a través de los rayos solares. También resulta esencial el tipo de estructura, pues aprovechar de una forma más eficiente los rayos del sol dependerá del lugar donde se lleve a cabo la instalación y la forma en la que se instalen los paneles fotovoltaicos.

Como ya hemos comentado, la energía fotovoltaica se encuentra en su etapa de crecimiento más álgida. Todo se debe al desarrollo de esta tecnología por parte de algunos países procedentes de Asia, como Japón, China o India. Lo cierto es que contar con un marco jurídico estable con políticas económicas o retributivas de apoyo hacia este tipo de energías ha sido muy importante para su impulso.

Elementos en una instalación de energía solar

 

Para realizar una instalación fotovoltaica óptima es preciso adaptarse a las necesidades de la instalación, así como contar con elementos y materiales concretos. Por esa razón, lo ideal es analizar con detalle la estructura de los paneles y placas solares fotovoltaicos, el tipo y número de los paneles y placas, los inversores, y los transformadores.

Estructuras para paneles solares

 

La estructura y soporte de los paneles y placas solares fotovoltaicas es algo esencial para aprovechar al máximo el rendimiento de los rayos de sol. En realidad, existen varias variables a tener en cuenta que influyen en su instalación, como la orientación y ubicación del lugar de montaje, el ángulo, el tamaño de la placa, o el tiempo o las horas de sol diarias. De esa manera, para instalar eficientemente tanto los paneles como las placas fotovoltaicas es de vital importancia conocer con exactitud todos los aspectos que intervienen en el proceso.

 

Dependiendo del lugar y del tipo de superficie sobre el que se instalen los paneles solares, se optará por estructuras para cubiertas o estructuras para suelo.

ESTRUCTURAS PARA CUBIERTAS

Sistema Bulnes

 

El sistema Bulnes se fabrica a medida según las necesidades de la instalación: ángulo, tamaño de la placa solar, orientación, etc. Esta versatilidad hace del sistema Bulnes la estructura idónea para colocar paneles fotovoltaicos con ángulo.

Sistema Gulpiyuri

 

El sistema Gulpiyuri está especialmente ideado para instalar paneles solares en cubiertas industriales, fabricándose a medida para cada tipo de instalación: largo de la fila, tamaño de panel u orientación.

Sistema de Picos

 

El sistema Picos 2.0 está especialmente desarrollado para aquellas cubiertas planas tipo DECK, con cubierta de PVC o tela asfáltica donde no es posible taladrar la cubierta. Válido tanto para cubiertas planas de graba como cubiertas vegetales. 

ESTRUCTURAS PARA SUELO

Sistema Cantábrico

 

El sistema Cantábrico se fabrica a partir del sistema Bulnes, ajustándolo para instalaciones en campo abierto. Con este método podemos adaptarnos al tamaño de la placa y ángulo de la estructura. Diseñado para la máxima optimización del espacio, su configuración de dos paneles en vertical lo convierte en la opción idónea para proyectos de bombeo solar.

Sistema Muniellos

 

El sistema Muniellos de Alusín Solar ha sido diseñado especialmente para huertas solares o instalaciones solares en suelo. Su robusto diseño con una estructura biposte (configurable en monoposte) hace de este producto la mejor inversión para instalar los paneles solares y no tener que volver a preocuparse por la estructura durante el tiempo de vida útil de la instalación solar.

Descargar guía

Nueva llamada a la acción

Placas fotovoltaicas

 

 

Las placas solares son el componente básico de toda instalación solar, y su número y tamaño depende de la demanda de energía de la instalación, planta o vivienda. Están constituidas por células fotovoltaicas, pequeños módulos interconectados eléctricamente y montados sobre un marco de soporte. Estas células captan la radiación que procede de los rayos del sol y transforman los fotones de la luz en electrones. La electricidad generada por estas células sale en forma de corriente continua, que define la tensión a la cual trabaja la instalación solar.

 

Los tipos de paneles solares están definidos por las células fotovoltaicas montadas, y se distinguen tres categorías:

  • Células de un único cristal de silicio. La célula posee una forma circular u octogonal, además de tener un característico color azul oscuro uniforme.

 

  • Rendimiento: 15% – 18%.

 

  • Fabricación: Se funde silicio puro y se funde con boro.
  • Formadas por un conjunto de cristales de silicio, poseen un rendimiento algo inferior a las células monocristalinas. La forma suele ser más rectangular y el color más intenso.

 

  • Rendimiento: 12% – 14%.

 

  • Fabricación: Igual al anterior pero con menos fases de cristalización.
  • Están compuestas por silicio sin cristalizar y son más baratas y menos eficientes que las anteriores. Este tipo de células se suele utilizar en calculadoras y relojes.

 

  • Rendimiento: < 10%.

 

  • Se deposita en forma de lámina sobre una superficie de plástico o vidrio.

Baterías o acumuladores

 

Debido a que la energía generada por los paneles fotovoltaicos no se produce de manera continua y estable, ya sea debido a los ciclos de día y noche o a otros factores ambientales, se hace necesario contar con algún elemento que almacene la energía que se produce en exceso en momentos puntuales. En esta etapa es donde intervienen las baterías, y son las que posibilitan las instalaciones fotovoltaicas aisladas de la red.

 

 

Uno de los parámetros más importantes a la hora de fijar la calidad de una batería es su capacidad. Ésta se podría definir como la cantidad de corriente que se produce en un ciclo de descarga completa del acumulador partiendo desde una carga total.

Inversores

 

Los inversores son los encargados de transformar la corriente eléctrica continua producida por los paneles fotovoltaicos en corriente alterna, de forma que sea apta para el consumo corriente.

A la hora de elegir un inversor solar hay que tener en cuenta varios factores, como la similitud entre los paneles instalados, la posibilidad de una ampliación de la instalación fotovoltaica o la potencia instalada.

 

Para que su funcionamiento sea eficiente debe rendir en un rango amplio de potencias, su consumo sin estar conectado a una carga debe ser bajo, tiene que aguantar corrientes de pico y contar con sistemas de seguridad.

Reguladores

 

La función del regulador es proteger la batería de las sobrecargas y los excesos de descargas, posibilitando así una mayor vida útil de la misma. Por lo tanto, su instalación debe realizarse entre el panel solar y la batería.

En la zona de carga, se ocupa de ofrecer la suficiente carga al acumulador evitando situaciones de sobrecarga, mientras que en la fase de descarga evita la descarga excesiva de la batería.

Beneficios de la energía fotovoltaica

 

La energía fotovoltaica utiliza la luz solar que le llega para transformarla en energía eléctrica. Esta energía renovable y limpia genera múltiples beneficios, principalmente en lo que se refiere al ahorro y al medioambiente, de ahí que muchas personas hayan considerado su instalación para sacar el máximo partido a sus viviendas o empresas.

 

Instalar energía fotovoltaica es una apuesta de futuro segura al poseer una serie de ventajas determinantes y eficaces frente a otras fuentes de energía. Como hemos podido observar, la relevancia de la energía fotovoltaica es cada vez mayor, rompiendo récords año tras año.

Fuente de energía renovable, no contaminante e inagotable

 

Los paneles solares no precisan métodos químicos que contaminen. De hecho, esta energía frena la generación de elementos perjudiciales o residuos que de otra forma son liberados a la atmósfera.

 

La energía fotovoltaica se convierte así en un sistema renovable que permite evolucionar hacia un futuro energético sostenible liderado por el autoconsumo y la no generación de emisiones CO2.

Instalación sencilla y ahorro considerable

 

Los paneles solares se colocan fácilmente y de manera rápida, siendo perfectos para el autoconsumo. La potencia y voltaje vendrán determinados por las características del sistema implantado y su ubicación. Esta energía conlleva un ahorro de dinero, al obtener una reducción considerable en la factura mensual de electricidad. Además, se acaba la dependencia frente a corporaciones eléctricas.

Ideal para zonas rurales y con muchas horas de sol al año

 

En determinadas zonas aisladas resulta muy compleja la instalación de una red eléctrica y hacer llegar la energía puede repercutir en el precio final. Por eso, con la instalación del sistema fotovoltaico se consigue que determinados lugares de difícil acceso puedan ser abastecidos de electricidad de una forma autónoma.