Aspectos a tener en cuenta en la instalación de un panel solar

Los paneles solares son un sistema de autoabastecimiento energético con una vida útil de unos 25-30 años y suponen un importante desembolso en un primer término. Por ello, su instalación no debe tomarse a la ligera. Es necesario cuidar todos los componentes que intervienen en la estructura, desde las células fotovoltaicas a los soportes sobre los cuales se instalan estas placas, y siempre conviene confiar en empresas especializadas que ya hayan demostrado su valía a través de su experiencia.

Para asegurarse de contar con una instalación eficiente, que se amortice en un plazo razonable y que sea segura, hay que tomar en cuenta una serie de factores.

Estructura de soporte de los paneles fotovoltaicos

Uno de los componentes fundamentales en toda instalación fotovoltaica es la estructura de soporte de las placas. Este elemento es el que permite fijar la placa solar en un lugar determinado brindándole firmeza, seguridad y la orientación adecuada.

Instalaciones Fotovoltaicas

Dependiendo de si la instalación fotovoltaica se realice sobre un tejado o en el suelo, el tipo de estructura cambiará. La posibilidad o no de realizar perforaciones en el tejado, la exposición solar y la orientación en la que se encuentre el lugar de instalación son factores que influyen en el soporte elegido. Por ello, una estructura para huertas solares será muy distinta de una estructura para tejados en los que no se pueda taladrar.

Lugar de instalación de las placas solares

El clima y la orientación en la que se instalen los paneles fotovoltaicos son factores de importancia fundamental y que influirán directamente en la eficiencia de las placas. Por ello, debemos estudiar la inclinación que permitirá obtener la mayor cantidad de radiación solar e instalar la estructura de soporte en base a ello.

 

Sistema fotovoltaico aislado vs sistema fotovoltaico conectado a la red


SISTEMAS AISLADOS

Los sistemas fotovoltaicos aislados son aquellos que se instalan con la intención de abastecer completamente la demanda energética de edificios y estructuras varias. La energía captada por estas instalaciones es almacenada en baterías, para poder así disponer de ella a lo largo de todo el año. Debido a esto, la época del año que se debe tomar como referencia es el invierno, dado que sube el consumo energético a la vez que disminuye la radiación solar.

A través de los sistemas aislados es posible obtener electricidad en lugares remotos alejados de la red de distribución eléctrica. Esta instalación conlleva un desembolso mayor, dado que uno de los componentes más caros de las instalaciones fotovoltaicas son las baterías de almacenamiento.

sistema solar aislado


SISTEMAS CONECTADOS A LA RED

En los sistemas fotovoltaicos conectados a la red la energía que se genera se inyecta en la red de distribución eléctrica. Cuando el balance entre demanda energética y producción de energía fotovoltaica sea igual, se comportará de igual manera que los sistemas aislados.

En el momento en el que la energía captada por los paneles fuera superior a la demanda energética, el excedente se vertería en la red. En este caso, con la última reforma de la ley se podrá obtener una compensación económica por esa energía vertida al tendido. Por otro lado, cuando haya un déficit energético la energía se obtendrá del sistema de red convencional.

Revalorización del edificio

Una de las dudas habituales tanto en los propietarios de viviendas como de naves industriales es si tiene sentido la instalación de placas solares si no se sabe durante cuánto tiempo se va a estar en el edificio en cuestión. Si bien para que se amorticen estos sistemas es común tener que esperar entre 7 y 10 años, hay que tener en cuenta que el edificio en cuestión se revalorizará al contar con un sistema fotovoltaico de autoabastecimiento energético. Por ello, el precio de venta se verá incrementado al contar con estas instalaciones.

Colocación de los equipos

En el caso de las placas fotovoltaicas, es necesario tener en cuenta los eventos sísmicos del lugar, la fuerza del viento y la posibilidad de sufrir impactos externos. Estos paneles, además de calentarse por la radiación y la temperatura exterior producen a su vez calor. Este elemento debe ser tenido en cuenta a la hora de elegir la separación adecuada de los paneles y que su cercanía no sea excesiva.

Una preocupación común entre los propietarios de los paneles es la posibilidad de sufrir robos. Para evitar estos, hay diferentes sistemas de antirrobo que dificultan considerablemente su sustracción.

Si bien los paneles solares deben estar a la intemperie para captar la radiación solar, los otros equipos necesarios para su funcionamiento deben estar al resguardo. Es muy recomendable que tanto los inversores como las baterías, en caso de contar con una instalación solar aislada de la red eléctrica, se encuentren en un lugar protegido, seco, fresco, ventilado, sin polvo y lejos del alcance de los niños.

Nueva llamada a la acción