Tipos de estructuras para paneles solares

Las estructuras solares son imprescindibles para dotar a los paneles solares de la inclinación y orientación que necesitan a la hora de aprovechar al máximo el potencial de la instalación solar. Ahora bien, los diferentes tipos de superficies (planas o inclinadas), junto a otros factores importantes (tipo de terreno y condiciones climáticas), promueven la necesidad de contar con distintas estructuras solares que puedan adaptarse a cada una de ellas.

 

Estructuras para cubiertas inclinadas

 

Las estructuras para cubiertas inclinadas son las más económicas y sus múltiples ventajas las convierten en una opción ciertamente recomendable. El montaje es rápido y se amoldan perfectamente al entorno para el que fueron adquiridas. Hablamos de elementos horizontales anclados en paralelo mediante el empleo de diversas fijaciones. Es el caso del sistema Gulpiyuri, ideado para instalar paneles en cubiertas industriales. Este soporte se adapta a diferentes modalidades de instalación, pudiendo fabricarse a medida atendiendo a varios aspectos: tamaño del panel, orientación y longitud de la hilera.

A la hora de optar por un tipo de estructura u otro lo más conveniente es analizar el lugar donde está prevista su instalación. En este sentido, los espacios perfectos para instalar paneles solares son tejados orientados al sur que cuenten con una inclinación óptima. En estos casos, la colocación de estructuras coplanares es lo más conveniente.

Estructuras solares coplanares

La forma de fijarlas es realmente sencilla. Normalmente se utilizan varios perfiles de aluminio donde irán los paneles solares, cuya inclinación coincidirá con el ángulo del tejado. Además, existen opciones novedosas de fijación por tramos que abaratan sustancialmente la instalación.

Estructuras para superficies planas

 

Las superficies planas permiten la instalación de estructuras regulables, que permiten colocar los paneles solares en función del grado de inclinación requerido. Lo hacen a través de unos ángulos regulables tremendamente efectivos, y pueden utilizarse tanto en cubiertas planas como en instalaciones en el suelo. De ese modo, la estructura se adaptará al grado de inclinación más adecuado, independientemente del lugar de instalación y de la temporada en la que será utilizada.

Cuando el uso del sistema está previsto para todo el año, los paneles deberán colocarse con una inclinación mayor para aprovechar los rayos solares durante los meses de diciembre y enero, meses en los que la altura del sol se encuentra muy baja. Sin embargo, si el uso tiene cabida en verano, el grado de inclinación será mucho menor, pues el sol en esa época del año se encuentra a mayor altura.

 

El sistema Cantábrico de Alusín Solar se adapta perfectamente a las instalaciones en campo abierto, tal y como sucede con el sistema de bombeo solar, donde es preciso adaptarse al tamaño de la placa y al ángulo de la estructura. El sistema Muniellos, por su parte, ha sido planteado para huertas solares, siendo fijado al terreno o sobre cualquier base de hormigón.

Un ejemplo de estructura para cubiertas planas es el sistema Bulnes, fabricado a medida según las necesidades de la instalación: ángulo, tamaño de la placa solar, orientación, etc. Esta versatilidad hace del sistema Bulnes la estructura idónea para colocar paneles fotovoltaicos con ángulo.

Dependiendo del tipo de superficie en el que se instalarán las estructuras de los paneles solares, no siempre será posible la perforación. Para ello existen soportes como el sistema Picos 2.0 especialmente desarrollado para aquellas cubiertas planas tipo DECK, con cubierta de PVC o tela asfáltica donde no se puede taladrar la cubierta.