Ventajas del autoconsumo eléctrico

Para los que apuestan por el autoconsumo eléctrico, supone una alternativa económica muy ventajosa, aunque indirectamente aporta beneficios ambientales al resto de la sociedad. Este tipo de iniciativa representa una magnífica oportunidad al poder integrar el consumo propio en cualquier tipo de edificio

 

¿En qué consiste y cómo funciona el autoconsumo eléctrico?

El autoconsumo solar fotovoltaico o básicamente autoconsumo eléctrico consiste en la instalación de paneles solares en una vivienda o empresa para producir energía. De ese modo, su dueño podrá consumirla directamente sin necesidad de tener que sufragar costes importantes a una compañía eléctrica. 

Lo que se produce, se consume sin tener que comprar ni pagar por ello. El usuario se convierte así en el responsable de su propio autoconsumo. Además, este tipo de soluciones son fáciles de manejar. 

Su integración se lleva a cabo en cualquier superficie aprovechable, que es conectada a la red interior del edificio mediante mecanismos eléctricos fiables y seguros. De esa manera, la persona podrá controlar su instalación sin ningún problema e incluso de forma remota. 

En cuanto a si es rentable el consumo eléctrico, podemos afirmar sin lugar a dudas que siempre lo es. Su instalación debe verse como una inversión, cuyo dinero invertido iremos recuperando con el tiempo. Indudablemente, cuanto más genere y consuma una instalación, mayor será su amortización económica. 

 

Asesoría Técnica

 

Con el autoconsumo, gana el usuario y el resto del mundo 

Es cierto, con el autoconsumo gana todo el mundo, tanto el autoconsumidor como la sociedad. La instalación de placas solares genera energía limpia, algo que resulta determinante para frenar el cambio climático. Ahora bien, los consumidores dispondrán de un sistema barato, que contribuirá a reducir significativamente el precio de su factura mensual de luz. 

Implantar un sistema avanzado de autoconsumo eléctrico conlleva múltiples ventajas. Desde aquí destacamos las siguientes:

  • El consumidor se convierte en el dueño de la energía generada. Esto significa que él decide cuándo consumirla y cómo hacerlo a coste cero
  • La consecuencia, por tanto, es un ahorro económico importante en la factura eléctrica, siendo claramente el principal beneficio por el que el usuario decide adoptar esta medida. 
  • La implantación de un sistema de consumo propio dota a la vivienda o edificio de mayor valor de mercado. Y es que su eficiencia energética se ve incrementada, algo muy valorable en el sector inmobiliario. 
  • Su instalación impide la salida anual de una tonelada de CO2 a la atmósfera por cada kilovatio alojado
  • El sistema eléctrico resultante es más eficiente. Dada la cercanía entre los elementos generadores y el objeto de consumo, este suministro minimiza las pérdidas de energía eléctricas producidas durante el transporte y distribución.

 

Las integraciones fotovoltaicas en edificios cada vez son más competitivas en comparación con los elementos que conforman la arquitectura convencional. La inversión en I+D+i ha hecho posible que aparezcan diferentes soluciones de integración. De hecho, hoy día cabe la posibilidad de instalar tejas solares con objeto, por ejemplo, de compartir el autoconsumo en una comunidad de vecinos. 

La posibilidad del autoconsumo más allá de la red eléctrica es ya una realidad. Si tienes curiosidad, da el paso y contacta con Alusín Solar para solicitar información y empezar a valorar una posible instalación.

 

Nueva llamada a la acción