Bombeo Solar, ¿qué es y cuáles son sus principales ventajas?

El bombeo solar se presenta como un sistema de extracción de agua limpio y eficiente frente a otros que no lo son tanto. Es especialmente ventajoso en aquellos lugares remotos sin acceso a la red eléctrica o donde su precio prohibitivo supone un verdadero problema.

Sea como sea, lo cierto es que cada vez son más las explotaciones ganaderas y agrícolas que apuestan por esta alternativa. Sus costes de mantenimiento son menores que los sistemas de bombeo accionados por generadores eléctricos. Además, el impacto que presenta hacia el medioambiente es menor.

Bombeo solar

En Alusín Solar lo tenemos muy claro, su fiabilidad y múltiples ventajas lo convierten en una fuente de recursos inigualable para sacar el mayor rendimiento al lugar para el que fue diseñado, el campo.

¿En qué consiste el bombeo solar?

El bombeo solar funciona prácticamente igual que el sistema de bombeo tradicional. De hecho, el objetivo de ambas estructuras consiste en conseguir agua de un pozo o estanque mediante el uso de una bomba hidráulica. ¿Su finalidad? Utilizar el agua extraída para la obtención de agua potable, riego o para garantizar el suministro en abrevaderos para el ganado.

Ahora bien, la fuente de energía empleada para activar la bomba es solar, a través de la instalación de paneles solares que aprovechan la radiación del sol. Algo que difiere mucho del bombeo tradicional, que emplea la red eléctrica o, en su caso, un generador de gasolina o diesel.

Principales ventajas del bombeo solar

El bombeo solar cuenta con numerosos atributos que lo han convertido en una herramienta de gestión ventajosa en explotaciones con autonomía alimentaria. La idea es invertir en sistemas de riego tecnológicamente eficientes, ecológicos y económicos para potenciar su rendimiento. De todas formas, su uso no solo se limita a zonas rurales o infraestructuras sin red eléctrica, puesto que también se emplea en instalaciones domésticas para ahorrar en el consumo mensual de electricidad.

  • Reducción de costes: El ahorro supone una verdadera ventaja para el profesional del campo. La energía generada por las placas solares se traduce en una reducción significativa en las facturas de luz. Además, no precisa el uso de baterías ni del combustible empleado en los generadores eléctricos del bombeo convencional.
  • Mayor operatividad: Al no precisar corriente eléctrica, la instalación de estos sistemas de riego se puede realizar en cualquier lugar. Al mismo tiempo, la tecnología actual permite la automatización del proceso, donde es posible acceder de forma remota a través de Internet. De esa manera se aprovecha mejor el tiempo sin que sea necesario desplazarse hasta el lugar.
  • Riego eficiente de gran valor: El caudal de agua que mantiene el riego solar es constante. Por tanto, la eficiencia del riego es mayor, mejorando la fertilidad del suelo y su producción. Asimismo, al contar con una capacidad de extracción continua, se erige como un instrumento muy valioso en pozos que al cabo de un tiempo producen poca cantidad de agua.
  • Escaso mantenimiento con pocas incidencias: El bombeo solar apenas necesita mantenimiento, al contrario que el bombeo tradicional y sus generadores eléctricos. El equipo de energía solar fotovoltaica que se emplea presenta una gran durabilidad (hasta 25 años), haciendo que su inversión sea mucho más segura, rentable y provechosa.
  • Energía limpia e inagotable: El bombeo solar garantiza de buen grado la sostenibilidad de los recursos empleados, y es que la energía solar es un elemento inagotable como lo es la luz del sol.

No hay duda, el bombeo solar es un referente en el medio rural y desde Alusín Solar queremos ser partícipes de ese proyecto de grandes perspectivas que tienes en mente. Al fin y al cabo, nuestra empresa está comprometida con el desarrollo sostenible y con tu visión de futuro.

Nueva llamada a la acción